Ahorro Eléctrico

Una parte considerable de la corriente que entra en nuestros hogares y nuestras industrias, aunque la pagamos, no se aprovecha. Es corriente inutilizable. Si por ejemplo desperdiciamos un 30 o un 40 % de la corriente que usan los motores y los equipos electrónicos –y este desperdicio no ocurre con las resistencias, estufas y demás consumos resistivos- esto representa que tendremos que demandar más energía. Algo que encarece la factura eléctrica y cómo no, obliga a las centrales a quemar esa misma porción de más, de combustibles fósiles en gran parte, algo que también produce emisiones indeseables al entorno. No olvidemos que, por cada kilovatio que consumimos en nuestras casas, en las centrales se han de producir 2,6 kilovatios. Afortunadamente contamos con optimizadores de energía eléctrica que depuran las hondas inaprovechables que entran desde la red y la convierten en corriente utilizable. Personalmente llevo unos 7 años con una reducción del consumo eléctrico entre un 35% y un 43% lo que representa en el peor de los casos que 127 días del año estoy funcionando con la energía que ahorro.

No se encontraron productos que concuerden con la selección.